Los primeros vaqueros que tuvimos entre nosotros, no conocían ni el desgastado a la piedra.

El aspecto envejecido de los jeans que veíamos en las películas americanas solo podía conseguirse con métodos muy rudimentarios.